Al rendir protesta como dirigente nacional, advierte que se acabó el partido de las cúpulas y que no recibirá instrucciones de grupos de poder o personajes. Adelanta que votará contra la revocación de mandato que plantea AMLO.

 

Al rendir protesta como nuevo presidente nacional del PRI, Alejandro Moreno aseguró que no le debe la dirigencia a nadie, se acabó el partido de las cúpulas o nomenclatura, por lo cual no recibirá instrucciones de ningún grupo de poder o personaje, y aprovechó para advertir que tampoco permitirá persecuciones contra priistas derivadas de venganzas políticas.

“La corrupción tiene nombre y apellido, pero tampoco permitiremos persecuciones derivadas de vendettas políticas; no se puede judicializar la política ni la justicia”, sostuvo.

El estado de derecho —agregó— es fundamental para la estabilidad nacional.

Insistió que en su relación con el Gobierno Federal no permitirá “las tentaciones autoritarias, ni reformas que atenten contra la autonomía de las autoridades electorales” u otras instituciones.

En ese contexto anunció que el PRI votará contra la revocación de mandato que plantea López Obrador, reforma que la oposición rechaza al considerar que busca colocarse en las boletas electorales del 2021.

En presencia de 10 de 12 gobernadores del tricolor, Moreno aseguró que bajo esta dirigencia empieza una “nueva etapa “donde el PRI no puede asumir los costos de quienes tomaron decisiones equivocadas en el tricolor”.

En ese sentido planteó liberar al partido de sus ataduras y la cúpula para recomponerlo desde adentro y arremetió contra esa “nomenclatura sin raíces ni compromisos” con el priismo que solo repartió las candidaturas entre quienes secuestraron al partido.

“Llegamos sin amarres ni compromisos políticos”, aseveró ante supuestos vínculos o acercamientos con el presidente Andres Manuel López Obrador.

Moreno recalcó que “el PRI no va a recibir instrucciones de nadie e incluso estableció que el diálogo será público y no habrá acuerdo en lo oscurito con ningún grupo o personaje.

El nuevo dirigente tricolor  sostuvo que el  PRI será una oposición constructiva, competitiva, fuerte y con categoría política, la más digna de la historia  y sostuvo que el  verdadero partido satélite de México es Morena, porque gira alrededor de una sola voluntad, en alusión a López Obrador.

Con 430 de los poco más de 700 consejeros del PRI, Moreno rindió protesta junto con Carolina Viggiano, como presidente y secretaria general del tricolor por los próximo cuatro años y  pidió unidad interna para relanzar a ese partido rumbo a las elecciones venideras a fin de  regresar a gobernar.

Moreno Cárdenas, aseveró que el tricolor será una oposición “técnicamente útil”, por lo cual llamó a todos los que ya no se sienten representados por estos colores a regresar a este partido.

Recalcó que ganaron la presidencia y la secretaría general del PRI sin deberle nada a ningún grupo de poder. “Somos una dirigencia libre, sin amarres, que no pasó por la designación desde el poder.

“No vengo a presentarles un discurso atado a nada ni a nadie. Este es un discurso de la nueva era del PRI”, arengó.

Fue un evento donde se evidenció la ausencia más que la presencia de priistas notables como Manlio Fabio Beltrones, y Enrique Ochoa Reza, de los exdirigentes nacionales del PRI que no acudieron a la toma de protesta de Alito.

De los 12 gobernadores del PRI solo faltaron el de Zacatecas, Alejandro Tello y el de Oaxaca, Alejandro Murat, quienes anfitrión en la visita de López Obrador por esa entidad este fin de semana.

Dejar respuesta