Gilberto Armenta

Mensajes
La primera decena de campaña electoral rumbo al senado ha sido por demás interesante.
El desenvolvimiento de quienes las integran es opuesto, distinto, en rumbos discordantes.
Tres hombres y tres mujeres que compiten a la par, si, pero que ya van marcando distancia uno del otro.
Pero antes del aquilatamiento de estas tres agendas en Sonora, considere usted que un senador tiene que elaborar leyes y asegurarse que el estado las aplique de manera correcta. Además, también controla con estricto poder las acciones del presidente de la República en turno. Todo lo demás que usted vea que ellos hacen, ya como senadores, es mera parafernalia política.
Y la mejor manera de saber que leyes se ocupan en México, es que los candidatos vayan a donde estas se van a aplicar, a los pueblos, a las calles, a los mercados y vecindades, a los parques, a los campos agrícolas, a la costa, a donde sea que vayan a encontrar a los sonorenses, en los 72 municipios de Sonora.
En ese sentido, en estos primeros diez días de campaña, la única fórmula que ha entendido ese concepto es la que integran Sylvana Beltrones y Manuel Ignacio Acosta, del PRI-Verde-Panal.
En pareja o por separado, ellos se han entrevistado con hombres y mujeres de todas las edades, de todos los estratos sociales, de todas las actividades productivas, y dedicados a las labores del campo, del comercio y de la pesca. Con trabajadores de maquiladora, con profesionistas y estudiantes igualmente. Con las amas de casa y las madres solteras, y con bomberos, policías, albañiles, abogados, estilistas, cocineros, médicos, empresarios y todo el etcétera que usted le quiera agregar.
Y las reuniones han sido con un solo fin: saber como viven para saber que aplicación de las leyes ocupan para su bienestar. Saber igualmente como el estado ha sabido o no proveerles de los programas de gobierno necesarios. Eso es lo primordial que ocupan entender por ahora. El tercer punto y que se sentencia arriba – el de cuidar el trabajo del presidente – ya lo ejercerán cuando lleguen al senado, en caso de ganar la elección venidera.
Sus discursos y mensajes han sido perifoneados al pueblo, que es quien debe y necesita escucharlos.
La fórmula que integran Lilly Téllez y Alfonso Durazo de Morena-PES-PT, por otro lado, ha invertido tiempo en visitas a varias colonias de Hermosillo particularmente, pero no hay evidencia informativa que demuestre que sus recorridos han ido de extremo a extremo en el estado, de frontera a frontera.
Son más frecuentes sus apariciones ante los medos de comunicación que ante los sonorenses.
Y están acostumbrando al conglomerado informativo a escuchar lo que mediáticamente vende, como esa invitación a cazar espectaculares de los candidatos de otros partidos. ¿Cazar espectaculares? Eso se ha hecho en todos los procesos electorales anteriores, además, esa es responsabilidad de las autoridades electorales, y no debería ser la preocupación de alguien que pretende ser senador. La propuesta de esta campaña llegó así, rupestre, con manejo en redes sociales, llamativa nada más, pero nada práctica ni inédita.
La tercera fórmula, integrada por Antonio Aztiazarán y Leticia Cuesta del PAN-PRD-MC, ha ido en el mismo sentido, con más participación en agenda pública que la fórmula de Morena, si, pero dando la misma prioridad a las comparecencias mediáticas, ya para aclarar una demanda partidista, ya para dar un posicionamiento respecto al PRI, o ya para seguir asegurando que el Toño va derecho y no se quita.
Además, la insistencia de sostener un programa de energía renovable y sustentable es excelente, pero más como un programa social de gobierno que como la base de una campaña electoral rumbo al senado. La propuesta de modificar las leyes en esa área debería ser la promoción, más que exponer las virtudes de usar focos ahorradores y paneles e luz solar.
Las fórmulas ahí están. Los candidatos están tocando a su puerta. Usted tiene la ultima opinión. Por lo pronto, futuras ediciones de esta columna analizaran a fondo el desenvolvimiento de cada uno de ellos en lo particular. Este pendiente.
En sentido parecido, pero en otra área, quien sigue fortaleciendo las relaciones con quien se debe es la gobernadora Claudia Pavlovich Arellano, con la vista puesta en el proyecto de la Megarregion entre Sonora y Arizona. Lo dice Juan Ciscomani, asesor de asuntos regionales e internacionales de la oficina misma del gobernador arizonense, Doug Ducey.
En el contexto está la activación de tropas de la Guardia Nacional en Arizona, que muchos quieren hacer suponer como el rompimiento de relaciones entre ambos gobiernos estatales, el de Sonora y el de Arizona. Nada más equivocado que eso.
La agenda a mediano y largo plazo, dentro de este proyecto de impacto internacional está vigente, las comisiones que la integran no han ni suspenderán acciones de trabajo conjunto, y la intención de Claudia Pavlovich y Doug Ducey sigue siendo promover el crecimiento comercial, empresarial y de inversiones de altos vuelos en la región entre ambos estados.
Lo importante es saber gobernar en medio de la adversidad, y el gobierno claudillero sabe como hacerlo en beneficio de los sonorenses.
Gracias por la lectura. Puede seguirme en @mensajero34 y en facebook.com/gilberto.armenta.16

Dejar respuesta