Las tensiones entre un presidente y un expresidente de México no son nuevas en el sistema político mexicano. Hasta ahora, la más famosa de todas es aquella relativa al enfrentamiento entre Lázaro Cárdenas (1934-1940) y Plutarco Elías Calles (1924-1928 sumado el llamado Maximato) que derivó en la expulsión del país de Calles en abril de 1936 y que le costó largos años de exilio. Una relación política personal entre ex presidentes no superada ni con la muerte de ambos personajes el mismo día (19 de octubre) pero con una diferencia de 25 años y a los que -por esas diferencias-, se les tiene que homenajear donde reposan sus restos, en el monumento a la Revolución el mismo día…pero a diferente hora. ¿Qué quedó de aquella tensión? El fortalecimiento del presidencialismo ejercido por Cárdenas y continuado por sus sucesores.

 

Manuel Ávila Camacho fue sumamente respetuoso con su antecesor Cárdenas, pero eso no evitó que se echara abajo la reforma del artículo Tercero Constitucional que establecía “la educación socialista” implantada en la Constitución en el sexenio del michoacano por influencias entre otros, de Narciso Bassols.

 

Miguel Alemán sorteó con habilidad la animadversión que Maximino Ávila Camacho (gobernador de Puebla y secretario de comunicaciones en el gabinete de su hermano) tenía contra él, ya que Maximino se sentía con merecimientos para heredar la presidencia, y siempre sintió que Alemán, el secretario de gobernación, le estorbaba. Maximino murió en condiciones misteriosas en febrero de 1945; se dice que fue envenenado.

 

Ya sin las presiones y los ataques de Maximino, la relación entre Alemán y Ávila Camacho fue estable y sin mayores incidentes.

 

Adolfo Ruiz Cortines realizó severas críticas a la corrupción del sexenio alemanista desde el discurso inaugural de su presidencia. Las cosas no pasaron a mayores en un sexenio caracterizado por la austeridad y el buen estilo de gobierno de uno de los presidentes de México mejor recordados por su sencillez y honradez personal.

 

Adolfo López Mateos fue discreto en su trato con su antecesor. Por la Revolución Cubana y la organización de las izquierdas, siempre le preocupó más el ex presidente Cárdenas.

 

Gustavo Díaz Ordaz tuvo siempre consideraciones para “su mejor amigo” López Mateos que enfermó de gravedad a la mitad de su sexenio y murió en septiembre de 1969.

 

Hubo un tiempo en que los ex presidentes de México tenían cargos públicos y los desempeñaban: Alemán en el Consejo Nacional de Turismo, Cárdenas en la Comisión del Tepalcatepec, López Mateos en el Comité Olímpico Mexicano, el mismo Díaz Ordaz (en el sexenio de José López Portillo) por muy poco tiempo como embajador en España y Luis Echeverría en la UNESCO y las islas Fidji. Miguel De La Madrid posteriormente en el sexenio de Ernesto Zedillo ocuparía la dirección del  Fondo de Cultura Económica entre otros.

 

No hubo una buena relación entre Gustavo Díaz Ordaz y Luis Echeverría. El poblano no fue bien tratado como expresidente y permaneció discretamente retirado de la política en Ajijic, Jalisco.

 

Entre Luis Echeverría y José López Portillo tampoco hubo una buena relación. Fueron encarcelados varios exsecretarios de Estado (Comunicaciones y Reforma agraria) y hechos a un lado personajes del primer círculo del ex presidente (Muñoz Ledo, Gómez Villanueva, Cervantes de Río etc.).

 

Tampoco entre Miguel De La Madrid y José López Portillo se dio una relación cordial. Los integrantes del gabinete de De La Madrid provenían principalmente de las áreas financieras del gobierno. Fueron encarcelados varios ex funcionarios, del gabinete Lopezportillista entre los que destacaron el ex director de Pemex Jorge Díaz Serrano y el de Banrural, Everardo Espino.

 

Muchos de los personajes que acompañaron al presidente Carlos Salinas de Gortari venían del equipo de De La Madrid. La relación entre ambos fue siempre estable y de respeto. La crisis vino después.

 

Los conflictos políticos y económicos de 1994 replantearon todos los esquemas de gobierno e introdujeron ingredientes de una crisis de amplio alcance en el gobierno del PRI que perdió el poder en el 2000.

 

“Heredamos problemas, no una crisis” decía el ex presidente Salinas en relación a su responsabilidad en la crisis económica del llamado “error de diciembre” de 1994 que provocó en la economía y la política mexicana, la más grave crisis de que se tenga memoria en los últimos años.

 

¿Por qué no se devaluó antes de diciembre si ya había condiciones? ¿Quiénes se opusieron?¿Por qué se prefirió devaluar el peso en los primeros días de un nuevo sexenio marcándolo para el resto del período con graves consecuencias? Preguntas sin respuesta hasta ahora que solo pudieran responder Salinas y Zedillo, ¿O Pedro Aspe?

 

Como consecuencia de la gravedad de la crisis política y económica, las relaciones entre Carlos Salinas y Ernesto Zedillo se enrarecieron.

 

El encarcelamiento de Raúl Salinas y la huelga de hambre del expresidente marcaron de origen una mala relación.

 

Entre Vicente Fox y Ernesto Zedillo no hubo tensiones. El expresidente Zedillo no permaneció en México después de su gobierno y se ha desempeñado en diversos trabajos en el extranjero. Hasta hoy, no se le conoce publicación personal o declaración alguna sobre su sexenio. Cuando mucho y más como un enfoque político, Fox como el primer presidente de la alternancia  se dedicó a descalificar los años de gobierno del PRI hablando de los “70 años perdidos”.

 

No tardaría en enfrentar sus propias crisis, aun cuando a cada rato presumía que él no iba a tener crisis de finales de sexenio.

 

Quiso imponer sucesor (o sucesora) y le estalló la crisis en su propio partido y con los propios militantes de Acción Nacional.

Por lo cerrado de los resultados electorales para presidente en 2006, heredó un conflicto post electoral de grandes dimensiones y su sucesor Felipe Calderón no tardó en deslindarse de Fox.

 

Calderón también buscó imponer a su propio sucesor y falló. Le ganaron los militantes del PAN que empujaron por el lado de Josefina Vásquez Mota y el PAN duró apenas dos sexenios en el gobierno. Le integró el poder de nuevo al PRI. La relación entre Enrique Peña Nieto y Calderón fue normal y sin mayores alteraciones.

 

Las relaciones entre Enrique Peña Nieto y su sucesor Andrés Manuel López Obrador seguramente habrán de tensarse por las investigaciones en curso sobre casos de corrupción documentada del anterior sexenio como las relacionadas con el ex director de Pemex Emilio Lozoya, muy cercano al expresidente. Las cosas no pararán ahí.

 

El gobierno de López Obrador publicitó en exceso el retiro de las pensiones a los ex presidentes. El único que protestó fue Vicente Fox. Los demás lo ignoraron. Además no todos los ex presidentes tenían pensión.

 

Irónicamente, López Obrador hasta ahora ha tenido que enfrentar las mayores críticas de sus antecesores panistas Vicente Fox y Felipe Calderón. Con el primero existe el antecedente del proyecto de desafuero en 2005 que buscó sacarlo de la jugada en la sucesión presidencial.

 

Con  Calderón, el antecedente del conflicto postelectoral del 2006 por lo cerrado de la votación. Esas actitudes van para largo y no se ve que pudieran atenuarse: En ninguna de las partes parece advertirse disposición al diálogo, al contrario cada vez son más radicales las posturas de ambas partes.

 

Esos han sido los estilos de gobierno de los últimos presidentes de México. Su tiempo, sus problemas, sus crisis, sus errores, aciertos y circunstancias. Todos sin excepción enfrentaron al llamado México bronco y las resistencias, ataques y embate de las fuerzas opuestas al orden y a las reformas. Y solo a Fox se le ocurrió culpar al pasado.

 

¿Podríamos entenderlo de otra manera tomando en consideración la edad en la que terminaron sus períodos de gobierno? Quizá sí.

 

Cárdenas salió de la presidencia a los 45 años y siguió activo. Ávila Camacho a los 49 y celebró el último acto de unidad entre expresidentes. Miguel Alemán a los 52 y siguió activo y Adolfo Ruiz Cortines a los 68 y se retiró a la vida privada. López Mateos a los 55 y siguió activo y Díaz Ordaz a los 59. Echeverría a los 54 y José López Portillo a los 62. Miguel de La Madrid a los 53 y Carlos Salinas a los 46. En cambio Ernesto Zedillo a los 48 y Vicente Fox a los 64. Felipe Calderón a los 50, Enrique Peña Nieto a los 52 y López Obrador cuando termine en 2024 tendrá 71 años, 3 más que su antecesor más longevo, Adolfo Ruiz Cortines.

 

“Estilo personal de gobernar” se llamó el libro de Don Daniel Cosío Villegas en referencia a la forma de gobernar del presidente Luis Echeverría; “Independientemente de todo, una persona llamativa, o sea, que llama la atención de cualquier observador”. Y sintetiza su experiencia, así como su conocimiento y trato a presidentes de México de Porfirio Díaz a Echeverría—unos de lejos, otros más cerca—, “La verdad es que pocas veces he visto un retrato tan elocuente de un gobernante mexicano: basan sus juicios acerca de estos problemas en experiencias personales y abrigan una desconfianza, cuando no un desprecio verdadero, de cuanto significa levantarse por encima de ellas para llegar a una generalización que se basa en los hechos comprobables”. Hay que leerlo.

Dejar respuesta