*Del 27 al 31 de enero se intensificaron las acciones de prevención, promoción y detección del padecimiento
Hermosillo, Sonora, febrero 1 de 2020.- Con el fin de mejorar hábitos de alimentación y actividad física adecuada para lograr frenar el sobrepeso y la obesidad, la Secretaría de Salud en el estado intensificó las acciones de prevención, promoción y detección, del 27 al 31 de enero.

Omar Gadier Leal López, responsable estatal del programa de Diabetes, informó que durante la Semana Estatal contra el Sobrepeso y la Obesidad se realizaron actividades de sensibilización a la población sobre la enfermedad y sus consecuencias.

En los Centros de Salud se tuvieron diversas actividades, detalló, que consistieron en la realización de marchas, carteles, exposiciones, capacitaciones al personal de salud, sesiones educativas con pacientes, así como detecciones en colonias y escuelas.

“El objetivo que se busca es el de mejorar los hábitos de alimentación y actividad física adecuada, para lograr frenar el sobrepeso y la obesidad en la población sonorense, donde participan las instituciones del sector salud, instituciones públicas, privadas y asociaciones civiles”, indicó.

La obesidad en los jóvenes pudiera desencadenar a futuro otros problemas de salud, añadió el funcionario estatal, sobre todo a nivel cardiovascular, como la hipertensión y los infartos en edades tempranas, por lo que se debe acudir a recibir atención médica.

También ocasiona otras complicaciones, señaló Leal López, como problemas ortopédicos, respiratorios, digestivos, trastornos endocrinológicos, hígado graso, y en las mujeres, el síndrome de ovario poliquístico y alteraciones en el ciclo menstrual.

Ante esto, comentó, se recomienda como medida principal la prevención mediante un estilo de vida saludable, alejado del sedentarismo en el que se tenga una alimentación balanceada que incluya el consumo de frutas, verduras y se realice actividad física.

“Quienes ya presentan sobrepeso u obesidad, se les recomienda acudir de inmediato a buscar atención a su centro de salud más cercano para evitar complicaciones tempranas, y a los jóvenes que aún no lo padecen, que agreguen a su vida hábitos saludables”, apuntó.

Otras recomendaciones, agregó, consisten en racionar su comida en cuatro o cinco porciones pequeñas al día de alimentos saludables, eliminar las bebidas azucaradas como jugos o refrescos de su dieta diaria, reducir la ingesta de harinas refinadas y optar mejor por productos integrales.

También, puntualizó, realizar actividad física por lo menos una hora al día como caminar, correr o andar en bicicleta para gastar las calorías consumidas en las comidas, ya que la obesidad se debe a un desbalance de lo que se consume y gasta.

Por último, el funcionario estatal recomendó acudir con un profesional de la salud para que les cree un plan balanceado de alimentación de acuerdo a su situación y en caso de que ya se presente obesidad, ir con un endocrinólogo para descartar que ya presenten complicaciones o en su caso, recibir el tratamiento necesario.

Dejar respuesta